10 maneras de seguir un estilo de vida libre de crueldad

Amo One Green Planet! Esta es una pagina que busca lograr que las personas se den cuenta que sus decisiones cotidianas pueden ayudar a otras personas, a los animales y al planeta. Promueve un estilo de vida verde y libre de crueldad, el cual todos pueden empezar haciendo cambios en sus hábitos del día a día. Su pagina tiene cosas muy interesantes desde recetas, consejos de belleza, decoración, paginas activistas, etc. Es una guía muy completa para quienes estén interesados en empezar este cambio.

Navegando por su pagina encontré un post muy interesante: 10 Inexpensive (or Cost-Free) Ways to Live a Cruelty-Free Lifestyle o 10 maneras libres de costo de seguir un estilo de vida libre de crueldad. Los consejos que dan son sencillos, pero llenos de mucho valor y si seguimos algunos de ellos ya estaremos logrando un cambio por un planeta mejor. Por esa razón decidí traducirlo y compartirlo con todos ustedes para que a partir de ahora los tengan muy en cuenta. 

1. Reduce tus desechos

Se necesita una gran cantidad de energía y recursos para la producción y el transporte de nuevos productos. El crecimiento industrial utiliza más tierra, se expande en más territorio natural y contamina más tierra y agua, lo que, a su vez, puede lastimar a muchos animales. Reducir nuestros desechos es una manera fácil de disminuir la carga de la Tierra.

→ En otras paginas leí que en promedio se desecha el 40% de comida que se produce!  “Se desperdicia más comida en el mundo de la que podrían consumir todas las personas hambrientas”. Es tiempo de que tomemos conciencia de la importancia de saber cuanta comida estamos tirando a la basura y de ahí empezar a hacer cambios para lograr reducir nuestros desechos.

2. Recicla, recicla, recicla

Reciclar, especialmente ciertos productos es sumamente importante. Productos como el plástico son un problema muy importante para los animales marinos y para la seguridad de las aves. Ya no solo se trata de lo que consumimos y si son libres de crueldad, sino la forma en como disponemos de ellos y si es posible encontrar la forma de re-usarlos.

3. No compres botellas de agua

Es lo mismo que en la número 2, las botellas de agua son un desastre ambiental, perjudican tanto a la tierra, como a los animales. Es un muy simple acto libre de crueldad el dejar de comprar botellas de agua. La toma de decisiones colectivas como esta puede animar a otros a pensar en otras medidas que podrían evitar perjudicar a la Tierra.

4. Revisa tus cosméticos 

Con frecuencia, en la búsqueda de cosméticos y artículos de cuidado personal, las personas veganas buscan que estos no hayan sido testeados en animales o que no tengan productos de origen animal como la miel de abeja. Pero por desgracia, el problema es mucho más complejo que esto. Muchos productos pueden no ser testeados en animales para ciertas zonas, pero, por ejemplo, si la marca que usas quiere entrar a un mercado como China, esta deberá hacer pruebas en animales, por lo que si bien en tu zona no hacen pruebas, la marca que usas si haría pruebas en animales para poder entrar a China. O si contiene ingredientes como el aceite de palma no ético, que deforesta el hábitat animal. Por eso es importante averiguar muy bien antes de adquirir un producto que puede parecer “vegano” o “cruelty-free”.

→ Estaré subiendo más adelante un guía de de productos para el cuidado personal 100% cruelty-free.

5. Pon en práctica la empatía y la no violencia

Libre de crueldad se puede aplicar a nuestras propias vidas emocionales y personales. Para evitar infligir violencia no intencional o daño a los demás en nuestras vidas, la empatía puede ser una herramienta útil. El diccionario Merriam-Webster define la empatía como “la sensación de que usted entiende y comparte experiencias y las emociones de otra persona.”; esta puede ser la razón por la cual las personas se vuelven veganas, porque conectan con los animales. La extensión de este sentido de comprensión por cada ser vivo puede ayudar a hacer que el mundo sea un lugar más libre de crueldad para vivir.

6. Piensa en tus necesidades reales

Mucho de lo que consumimos es poco ético, y gran parte de esas cosas no son siquiera una compra necesaria. Pensar en lo que realmente necesitamos antes de tomar decisiones puede ayudar a poner las cosas en perspectiva y limitar nuestra carga en el planeta.

7. Come estacional o localmente

Es fácil ir al supermercado y comprar importado o fuera de temporada, ya que podemos encontrar una gran variedad de frutas y verduras, pero que quede claro que no es lo mejor para la reducción de nuestro impacto ambiental. Los alimentos de temporada, sin embargo, son menos intensivos en cuanto al uso de combustibles fósiles y otros contaminantes, y por tanto más libre de crueldad para la tierra y los animales. Ser cuidadoso con estas compras y comprando local puede llegar a ser menos costoso que conseguir frutas o verduras que no están en temporada.

8. Usar las redes sociales para promover Cruelty-free

Tuitea, publica, comparte, reblogging… De esta manera estarás promoviendo este estilo de vida y acercando a que más y más personas sepan sobre este movimiento.

9. Cocina

O deshidrata, mezcla… aunque siempre prefiere comer! En definitiva, toma el asunto en tus propias manos y crea así un increíble estilo de vida libre de crueldad. Al mostrar a otros la increíblemente deliciosa comida que puedes hacer sin perjudicar a otros seres, estate seguro que te ganaras a las personas.

10. Comparte el amor

Toma todos tus conocimientos, recetas, lugares, cosméticos, etc sobre la vida libre de crueldad y compartelo y anima a otros a hacerlo. De esa manera estaremos acercando a más personas, demostrándoles lo sencillo que puede ser seguir este estilo de vida, y que no se trata de una hazaña imposible. Ten siempre en cuenta la comprensión y la compasión – en resumen, libre de crueldad!

→ Como dice One Green Planet fijarnos en nuestros cosméticos, ya sea maquillaje o productos como el shampoo, acondicionador, crema para afeitar, etc es muy importante. Pero también creo que lo es el empezar a leer las etiquetas de la ropa que compramos (polos, pantalones, hasta las sabanas), y no solo fijarnos que no tengan productos animales, sino fijarnos en que las empresas que hacen nuestra ropa sean socialmente responsables (con las personas, animales y el ambiente). Esto requerirá leer e investigar mucho y de repente nos sorprenderá el saber cuanto contaminan el ambiente muchas de nuestras marcas favoritas.

Links de interés:

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s